Loading...

Siete preguntas fundamentales sobre el Islam

Home / Siete cuestiones sobre el Islam / Siete preguntas fundamentales sobre el Islam

¿Qué es el Islam?

Islam es un término árabe que significa: “Someterse a Dios, El Todopoderoso, adorándolo a Él solamente, obedeciéndole y liberándose de la idolatría y de aquellos que adoran a otros que no sea Él”. A diferencia de los nombres utilizados para otras religiones, el Islam no está ligado a ningún ser humano, tiempo o lugar. Por ejemplo, el Budismo adoptó este nombre porque su fundador se llamaba Gautama Buda; el Judaísmo está relacionado con uno de los hijos del patriarca Bíblico Jacob (Israel) y el Cristianismo hace referencia a Jesucristo. La palabra Islam, por otra parte, hace referencia a la sumisión y adoración del Único y Verdadero Señor, y Creador  del Universo. Solo a través de dicha sumisión a Dios, El Todopoderoso, se puede obtener tranquilidad en esta vida y en la próxima. El Islam enseña que los Profetas atribuidos al Judaísmo y al Cristianismo eran seguidores del Islam, sometiéndose de esta manera, de todo corazón a la voluntad de Dios, adorándolo a Él solo sin suplicarle a nadie aparte de Él. Por esta razón, el Islam no es una religión nueva, sino que es la misma y última verdad divina revelada por Dios, la cual ya había enviado a todos los Profetas, incluyendo a Noé, Abraham, Moisés, Jesús y Muhammad, que la paz y bendiciones de Dios sean sobre ellos.

¿Quiénes son los musulmanes?

La palabra “Musulmán” se refiere a la persona que ha aceptado el Islam y se ha sometido a Dios, El Todopoderoso, obedeciéndolo y abandonando la idolatría y cualquier adoración politeísta. El mensaje del Islam es para la humanidad entera y cualquier persona que lo acepte interior y exteriormente, se convierte en un musulmán. Alguna gente erróneamente cree que el Islam es una religión exclusiva de los árabes, pero es todo lo contrario, ya que en realidad, ¡el 80% de los musulmanes que hay en el mundo no son árabes!. Aunque la mayoría de los árabes son musulmanes, también hay árabes cristianos, judíos y ateos. Si uno observa a la gente que vive en los países musulmanes, desde Nigeria a Bosnia y desde Marruecos a Indonesia, resulta fácil ver que los musulmanes proceden de diferentes razas, grupos étnicos y nacionalidades. Desde sus comienzos, el Islam tuvo un mensaje universal para todo el mundo. Esto se refleja en el hecho de que algunos de los discípulos del Profeta Muhammad, no solo eran árabes, sino también persas, africanos y romanos bizantinos. Ser musulmán implica la aceptación completa y la obediencia activa a la voluntad revelada de Dios. Un musulmán es aquél que, con su predisposición propia, basa sus creencias, sus valores y su fe en la revelación de Dios. En el pasado, la palabra “Mahometanos” era utilizada frecuentemente para clasificar a los musulmanes. Esta etiqueta es una denominación equivocada y es el resultado de una distorsión deliberada o de la ignorancia pura. Una de las razones de esta idea falsa es que a los europeos se les enseñó durante siglos que los musulmanes adoraban al Profeta Muhammad, la paz sea con él, del mismo modo que los cristianos hicieron con Jesús. Esto no es verdad en absoluto, ya que un musulmán no tiene permitido adorar a nadie ni a nada además de Dios solo. Quien adore a Muhammad o a cualquier otro profeta con esa razón, no se le considera musulmán ni monoteísta.

¿Quién es Allah?

Con frecuencia uno escucha el termino árabe “Allah” en un contexto relacionado con el Islam. Es simplemente la palabra árabe que se refiere a Dios El Todopoderoso, que es merecedor de toda adoración sin ningún asociado. Si uno fuera a elegir una traducción de la Biblia en árabe, vería como la palabra “Allah” es utilizada cuando se menciona a Dios en inglés (lo mismo sucede en español). En realidad, el nombre árabe que se refiere al único creador que merece ser adorado,“Allah”, es bastante similar a la palabra Dios en otras lenguas semíticas. Por ejemplo, la palabra hebrea que se usa para decir Dios es “Elah”. Por razones diferentes, alguna gente erróneamente cree que los musulmanes adoran a un Dios distinto al de los profetas, como Moisés o Jesús. Este no es el caso, ya que el monoteísmo puro del Islam invita a la adoración del Dios de Noé, Abrahám, Moisés, Jesús y todos los demás. Los musulmanes creen que los judíos y los cristianos se han desviado del camino de los profetas y le han atribuido asociados a Allah en su adoración. Por eso, le piden ayuda y salvación a ellos y a los santos, oponiéndose así  al monoteísmo. Hasta pueden describir estos seres creados con los atributos del Creador, dándoles la habilidad de ver y de oírlo todo. Esto se considera idolatría.

¿Quién es Muhammad?

El último profeta que Dios, El Todopoderoso, envió a la humanidad fue  Muhammad, la paz sea con él. Transmitió, explicó y vivió las enseñanzas del Islam, de la misma forma que hicieron los profetas anteriores. A pesar de que otras comunidades religiosas clamaron que creían y adoraban a un solo Dios, con el tiempo corrompieron sus creencias al tomar a los profetas y a los santos como intercesores. Algunas religiones creen que los profetas son manifestaciones de Dios, o “Dios Encarnado”, o el hijo de Dios, etcétera. Todas estas ideas falsas hacen que la creación sea adorada en lugar del Creador. Para protegerse de estas mentiras, el profeta Muhammad, la paz sea con él, siempre recalcó que era un humano con la tarea de predicar el mensaje de Dios. Les enseñó a los musulmanes a dirigirse a él como “El Mensajero de Dios y Su Siervo”. Para ellos, Muhammad es un modelo supremo para todo el mundo. Era un profeta ejemplar, un adepto sincero, un líder militar, gobernante, profesor, vecino, marido, padre y amigo. A diferencia de los demás profetas y mensajeros, Muhammad vivió en plena luz de la historia. Los musulmanes no necesitan tener simple “fe” en su existencia y enseñanzas. ¡Saben que es un hecho probado por los archivos históricos! Incluso cuando sus seguidores eran escasos en número, Dios El Todopoderoso, le informó que fue enviado como una fortuna para toda la humanidad. Como la gente había distorsionado y olvidado los mensajes previos de Dios, Él se aseguró de proteger el que se le reveló a Muhammad. Esto se debe a Su promesa de no enviar a otro mensajero después de él. Como todos los mensajeros predicaron el mensaje del Islam, que es el de someterse a la voluntad de Dios adorándolo a Él solo, Muhammad es entonces ¡el último profeta del Islam y no el primero!

¿Cuáles son las enseñanzas del Islam?

La base de la fe islámica es la adoración de Allah solo sin ningún asociado. Esto significa creer en un solo Creador Y Sustentador de todo lo que existe en el Universo, y que nada es divino ni merece ser adorado excepto Él. Creer sinceramente en el monoteísmo significa mucho más que afirmar que hay un solo Dios, en lugar de dos, tres o cuatro. Hay muchas religiones que claman la creencia en un solo Creador y Sustentador. El Islam no solo insiste en esto, sino que también rechaza el uso de intermediarios entre Dios y el hombre, haciendo hincapié en que la gente debe acercarse a Dios directamente y reservar toda la adoración para Él solo. Los musulmanes están obligados a suplicarle a Allah solamente, le piden Su ayuda, buscan refugio en Él, y así sucesivamente. Al resaltar el peso del pecado, además de clamar que Dios no puede perdonarte directamente, lleva a que las falsas religiones hagan que la gente pierda esperanza en la misericordia de Dios. Una vez convencidos de que no pueden dirigirse a Él directamente, deciden pedir ayuda a dioses falsos. Dichos dioses pueden adoptar varias formas, como la de santos en tumbas y sepulcros, ángeles, o alguien que se cree ser el hijo de Dios o encarnado de Dios. En la mayoría de los casos, la gente que adora, reza o pide ayuda a un dios falso, no consideran que ello sea idolatría. Proclaman que creen en un Dios supremo, y aun así suplican y adoran a otros para acercarse a Él. En el Islam hay una distinción clara entre el Creador y la creación. No hay ambigüedad en lo que a la divinidad se refiere. Nada de lo que ha sido creado tiene el derecho de ser adorado excepto el Creador. Algunas religiones falsamente creen que Dios se ha convertido en una parte de Su creación, siendo uno más de ella, y esto ha llevado a la gente a creer que pueden adorar algo que ha sido creado para “alcanzar” a su Creador; estas religiones claman que dios existe dentro de figuras, de humanos y de animales. ¡Sin embargo, Allah el Más Elevado, está distinguido y separado de Su creación, no entremezclado con ella! Los musulmanes creen que Dios es único y no puede ser acaparado, no tiene hijos ni asociados. De acuerdo con la creencia islámica, Dios El Todopoderoso,¡no ha engendrado ni ha sido engendrado, no se puede considerar que tiene hijos ni padres, ni literal, alegórica, metafórica, física o metafísicamente! Es absolutamente Único y eterno. Tiene el control de todo y está perfectamente capacitado para otorgar Su infinita misericordia y perdón a quien Él elija. Esta es la razón por la que es llamado Omnipotente y el Más Compasivo. Dios ha creado el mundo para el hombre, por lo tanto, quiere lo mejor para los humanos. Los musulmanes ven todo lo que está en el universo como una prueba de la generosidad de Dios. La creencia en la Unicidad del mismo  no es un simple concepto académico. Es una creencia que también influye en la forma en la que se ve a la humanidad,  la sociedad y todos los aspectos de la vida.

¿Qué es el Corán?

Es la última revelación de la voluntad de Dios El Todopoderoso, para la humanidad, transmitido a través del ángel Gabriel, en árabe, al profeta Muhammad, la paz sea con él, con sus sonidos, palabras y significado. El Corán fue pasado por el profeta a sus compañeros, que lo memorizaron literalmente y fue recitado pública y continuamente por ellos y sus sucesores hasta el día de hoy. En resumen, el Corán es el libro de guía de Dios por excelencia. Es enseñado y memorizado todavía por millones de personas. La lengua del Corán, el árabe, es todavía una lengua viva para muchos y, a diferencia de las Escrituras de otras religiones, es todavía leído en su idioma original. Es un milagro viviente en el idioma árabe y no puede ser imitado en el estilo, forma e impacto espiritual. Le fue revelado al profeta Muhammad durante un periodo de veintitrés años. En contraste con otros libros religiosos, siempre fue creído que el Corán es la palabra verdadera de Dios por aquellos que lo siguen. No fue algo decretado por una junta religiosa de hombres años después de que fue escrito. Era recitado públicamente delante de gente musulmana y de quienes no lo eran durante la vida del profeta Muhammad, la paz sea con él. Fue escrito entero mientras estaba vivo, y muchos de sus compañeros lo memorizaron palabra por palabra tal como fue revelado. En comparación con otras Escrituras, el Corán ha estado siempre en manos de adeptos comunes, siempre se ha creído que es la palabra de Dios, y, debido a la memorización tan extendida que ha tenido, ha sido perfectamente conservado. Con respecto a sus enseñanzas, es una Escritura universal que está dirigida a toda la humanidad, y no a un pueblo en particular o a “una gente elegida”. El mensaje que trae no es algo nuevo, sino el mismo que el de todos los profetas: someterse a Dios y adorarlo sin atribuirle ningún asociado. Por tanto, la revelación de Dios en el Corán se centra en enseñar a los humanos la importancia del verdadero monoteísmo y a enmarcar sus vidas en torno a la guía que Él ha enviado. Además, el Corán contiene las historias de los profetas anteriores, como la de Adán, Abrahám, Noé, Moisés y Jesús: al igual que muchas órdenes y prohibiciones de Dios. Hoy en día la gente vive atrapada con muchas dudas, desesperación espiritual y  “política correcta”; las enseñanzas coránicas ofrecen soluciones al vacío de nuestras vidas y a la confusión que está dominando al mundo. Junto con el Corán, Muhammad recibió otra forma de revelación de su Señor, que también ha sido conservada hasta ahora, se llama “La Tradición Profética”. Son las palabras, actos y aprobaciones claras del profeta Muhammad. Explica el Corán y los detalles de los actos de adoración de un musulmán, estando este obligado a seguir dichas enseñanzas.

¿Cómo contemplan los musulmanes la naturaleza del hombre, el objetivo de esta vida y la vida que está por venir?

En el Sagrado Corán, Dios les indica a los humanos que fueron creados para adorarlo a Él y que la base de la verdadera adoración es el conocimiento del Creador. Como las enseñanzas del Islam abarcan todos los aspectos y éticas de la vida, la piedad es fomentada en todas las facetas humanas. El Islam especifica que todos los actos humanos son de adoración si se hacen por Dios y de acuerdo con la Ley Divina. Por tanto, la adoración en el Islam no está  limitada a rituales religiosos solamente. Las lecciones del Islam son una compasión y una cura para el alma, y animan a desarrollar fuertemente las cualidades de la humildad, la sinceridad, la paciencia y la caridad. Adicionalmente, el Islam condena el orgullo, la  arrogancia, el rechazo hacia la verdad y la  auto admiración. El punto de vista islámico de la naturaleza del hombre es también realista y está bien equilibrado. No se cree que los seres humanos son pecadores innatos, sino que están capacitados para hacer el bien y el mal. El Islam también enseña que la acción y la fe van cogidas de la mano. Dios le ha dado a la gente voluntad propia, y la fe se mide por los actos. Sin embargo, los humanos también fueron creados débiles, y con frecuencia cometen pecados. Esta es la naturaleza del hombre creada por Dios con Su perfecta sabiduría. Las puertas del arrepentimiento están siempre abiertas, y Dios quiere más al pecador que se arrepiente que a quien no peca y, por tanto, no recuerda a menudo a su Señor. La verdadera balanza de una vida islámica se establece teniendo un miedo saludable de Dios, además de una creencia sincera en Su infinita misericordia. Una vida sin el miedo a Dios conduce al pecado,  a la desobediencia y a creer que como hemos pecado tanto, Dios no nos va a perdonar, llegando así a perder la esperanza en la compasión de nuestro Señor. Por ello, el Islam enseña que esto solo le ocurre a la persona que está equivocada. Además, el Corán contiene información detallada sobre la otra vida y el Día del Juicio. Por esta razón, los musulmanes creen que todos los seres humanos al final serán juzgados por Dios por sus creencias y acciones realizadas en este mundo. Al juzgarlos, Dios será misericordioso y justo, y se hará de acuerdo con la habilidad que tuvo cada uno. Es suficiente decir que el Islam muestra que esta vida es una prueba y que las personas rendirán cuentas ante Dios. La creencia sincera en el más allá es la llave que lleva a tener una vida moral equilibrada. De lo contrario, esta se considera como que es el fin en sí misma, lo que causa que la gente se haga más egoísta, materialista e inmoral.

       

 

Comments(0)

Leave a Comment