Loading...

Quién fue Muhammad, la paz sea con él

Home / ¿Quién es Mohammed? / Quién fue Muhammad, la paz sea con él

Su Vida

Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nació alrededor del año 570 (del calendario gregoriano) en Meca; se quedó huérfano a temprana edad por lo que fue criado por su tío. Trabajó como comerciante, se casó a la edad de 25 años y vivió una vida modesta y relativamente sin incidentes. Muhammad era muy respetado y conocido por su honestidad e integridad, y como tal, se le dio el título de “el digno de confianza”. Muhammad solía pasar largas horas pensando en una cueva en Meca. A la edad de cuarenta años, empezó a recibir la revelación de Dios Todopoderoso y seguidamente comenzó a predicar a su gente, con el fin de dirigir sus vidas a adorar pura y solamente a Dios Todopoderoso, y a su vez, a abandonar toda forma de idolatría (es decir, la adoración a otro que Dios Todopoderoso). Muhammad prohibió a la gente que le adorasen a él y a cualquier otro profeta antes que él. Siempre se refirió a sí mismo como el Siervo y Mensajero de Dios, y nunca se atribuyó ningún atributo divino. Tanto Muhammad como sus primeros seguidores fueron perseguidos por su creencia monoteísta de la adoración a Dios solamente. Sin embargo, esa persecución no impidió que muchísimas personas abrazaran el Islam. Como la opresión se volvió grave, él y sus seguidores fueron ordenados a emigrar a otra ciudad, a Medina, que está al norte de La Meca. En Medina, las personas aceptaron su mensaje y buscaron su guía. Estando en esta posición, Muhammad fue capaz de extender el Islam a lo largo y ancho. Los enemigos de Muhammad enviaron ejércitos para destruir la pequeña comunidad musulmana, sin embargo, a pesar de que sus enemigos eran muchísimo más numerosos fueron capaces de vencerlos. Algunos años después, Muhammad fue capaz de conquistar la Meca sin ninguna batalla. Una vez victorioso, Muhammad, la paz sea con él, fue muy misericordioso, y muchos de sus antiguos enemigos, incluyendo a líderes de Meca y muchos cristianos y judíos abrazaron el Islam. Antes de su muerte, a la edad de 63 años, Muhammad había extendido el Islam a la mayor parte de la Península Arábiga y sus seguidores difundieron la religión a la mayor parte del mundo. Antes de Muhammad, los árabes habían sido irrelevantes en la historia. Muhammad los unió e hizo que abandonaran el paganismo y la idolatría por la adoración del único Dios Todopoderoso; de disputas tribales y guerras a solidaridad nacional y a la unión; de la embriaguez y el libertinaje a la sobriedad y la piedad; del desorden y la anarquía a la vida disciplinada. Él los transformó en una nación que llevaría su religión a la mayor parte del mundo en los cien años después de su muerte. Les guió con el conocimiento; de las tinieblas, idolatría, la opresión y malas tradiciones a la luz de la adoración del único verdadero Creador. La historia nunca antes había visto un cambio tan sorprendente o una religión que creciera tan rápidamente. A diferencia de otros imperios cuyas victorias fueron transitorias (de corta duración), y pronto desaparecieron, la habilidad del Islam para conquistar los corazones y las mentes hizo que esta religión perdurara. Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) vivió en la plena luz de la historia; sus seguidores fueron muy cuidadosos de preservar sus dichos y enseñanzas que se conservan hasta el día de hoy y son conocidos como los “Hadiz” los cuales junto con el Corán, son la fuente de la ley islámica. Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) explicó, implementó y vivió las enseñanzas del Corán al igual que hizo la sociedad que él extendió a su alrededor. Para los musulmanes, Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) es el ejemplo supremo para todas las personas; él era el ejemplar profeta, estadista (jefe de estado), líder militar, gobernante, profesor, vecino, esposo, padre y amigo. Dios Todopoderoso dice en el Corán [interpretación del significado]:

“En verdad, que ha llegado un Mensajero (Muhammad, la paz sea con él) salido de entre vosotros mismos. Es penoso para él que sufráis algún mal. Él (Muhammad) está ansioso por vosotros (de que estéis guiados, arrepentidos ante Allah y de suplicarle por Su perdón y porque os perdone vuestros pecados para así poder entrar al Paraíso y salvaros del castigo del Infierno) y con los creyentes él (Muhammad) está lleno de piedad, es bondadoso y misericordioso “[9: 128]

Sus declaraciones, acciones y también sus aprobaciones tácitas (sobrentendidas) forman la base de cómo los musulmanes deben vivir sus vidas. Desafortunadamente, muchos musulmanes a través de los años han sido malos ejemplos y se han opuesto a las verdaderas enseñanzas de Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Del mismo modo, ha habido un gran número de buenos ejemplos que siguen al Mensajero Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) a quien Dios dijo [interpretación del significado]:

“Y, verdaderamente tú (Oh Muhammad, la paz sea con él) estás en un nivel elevado de carácter” (68:4).”
Así que los musulmanes están obligados a seguirlo e imitar su noble carácter.

10323572865_4ed946eccd_o

Qué dicen los historiadores acerca de Muhammad (La paz sea con él)

Aunque Muhammad (la paz sea con él) fue una de las más grandes personalidades del mundo, en el occidente se sabe muy poco acerca de él y también mucha desinformación ha sido propagada respecto a su persona. Sin embargo, muchos historiadores han estudiado y escrito acerca de él. A continuación citas de historiadores acerca de Muhammad:

“Él era César y el Papa en uno, pero él era el Papa, sin pretensiones del Papa, él era César sin las legiones de César, sin un guardaespaldas, sin un palacio y sin un ingreso fijo. Si hubo alguna vez algún hombre con el derecho de decir que él gobernaba por derecho divino ese era Muhammad, porque tenía todo el poder sin instrumentos y sin apoyos.” (Reverend Bosworth, Mohammad and Mohammadism) *Nota: Como musulmanes nosotros no decimos que él era ni un César ni un Papa, sino un profeta de Dios Todopoderoso.

“Si la grandeza del propósito, la pequeñez de los medios y resultados sorprendentes son los tres criterios del genio humano, ¿quién se atrevería a comparar a cualquier gran hombre de la historia moderna con Muhammad? “ (Lamartine, Historie de la Turquie).

“Orador, apóstol, legislador, guerrero, conquistador de ideas, restaurador de dogmas racionales, de una cultura sin imágenes, fundador de veinte imperios terrestres y un imperio espiritual. Ese es Muhammad. En cuanto a todas las normas por las cuales la grandeza humana tal vez se mida, podemos preguntarnos: “¿Hay algún hombre mayor que él?”(Lamartine, Historie De La Turquie).

“Fue la pura sencillez, la absoluta humildad del Profeta, el escrupuloso respeto a sus promesas, su intensa devoción por sus amigos y seguidores, su intrepidez, su audacia, su absoluta confianza en Dios y su propia misión. Esto y no la espada, fue lo que hizo que pudieran con todo y superar cada obstáculo.(Mahatma Gandhi, Young India).

¿Fue Muhammad (La paz sea con él) un falso profeta?

El análisis de la vida de Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) deja claro que realmente él fue un profeta, y que Dios estaba ayudándolo y guiándolo. El increíble éxito que él tuvo es prueba de ello. Algunos opositores del Islam afirman que él era un mentiroso o alguien que fue engañado. Vamos a analizar a continuación cada hipótesis:

¿Era un mentiroso?

Hay muchas historias que se cuentan acerca de la vida del Profeta que van en contra de la realidad como que él era un mentiroso o que buscaba la fama. Por ejemplo, una vez hubo un eclipse de sol después de la muerte de Ibrāhīm, el hijo del Profeta (Muhammad) (La paz y las bendiciones de Allah sean con él). La gente pensó que era una señal de Dios, como una condolencia. Si Muhammad hubiera estado verdaderamente buscando fama, hubiera sido de esperar que hubiera aprovechado la oportunidad para apoyar sus afirmaciones de profecía. Sin embargo, él los criticó y dijo que el eclipse no tenía nada que ver con la muerte de su hijo. A medida que más personas se convertían en musulmanes, la gente de Meka le ofreció hacerlo su líder y darle riqueza y mujeres si él se comprometía a abandonar algunas de sus enseñanzas. A pesar de que los musulmanes eran pocos en número y siendo severamente perseguidos, él se negó. Una vez más, un buscador de fama hubiera aprovechado la oportunidad para ganar riqueza y poder. Si Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue un falso mensajero, ¿por qué él después de ganar liderazgo, todavía vivía de una forma tan sencilla? Si hubiera sido un mentiroso, seguramente habría tratado de ganar lo más posible de la vida mundana pero insistía repetidamente que su recompensa era en la otra vida. El dormía en las esteras (tejido grueso y áspero de fibras vegetales) que dejaban marcas profundas  en su cuerpo, y permanecía en oración durante la noche. Sin embargo, antes de que la revelación descendiera sobre él, él era un miembro de la comunidad rico y respetado. ¿Por qué hubiera puesto en peligro todo esto a menos que estuviera en la verdad? También un mentiroso no se reprendería a sí mismo y sin embargo, Dios le corrigió en el Corán. Un defraudador se alaba a  sí mismo a menudo y, aún en el Corán encontramos que el nombre de Jesús se menciona con más frecuencia que el de Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él). Y María, la madre de Jesús se describe como “escogida por encima de las mujeres de todas las naciones”, ¡un título que tal vez él preferiría para su propia madre si él hubiera sido un mentiroso!

¿Era un loco?

¿Fue Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) un iluso? Algunos opositores del Islam sugieren que en lugar de ser un mentiroso era un loco. Sin embargo, esto causa muchos problemas también. ¿Cómo podría Muhammad seguir consiguiendo lo que era correcto? El habló acerca de asuntos de los que la gente de su tiempo no tenía conocimiento. El Corán menciona muchos hechos científicos de hoy en día. En todos estos hechos no hay errores, aun así la mayoría de estos hechos fueron descubiertos recientemente en las últimas décadas. Hay muchas profecías dichas por Muhammad (La paz sea con él), así como en el Corán. De nuevo, nos encontramos que no hay errores. Por ejemplo, la profecía afirmando que el Corán se preservaría en su forma original en todos los tiempos. ¿Cómo podría Muhammad (la paz sea con él) saber que el Corán se mantendría inalterado durante más de mil años? Si escribimos un libro hoy, ¡las posibilidades de que sea conservado en su forma original en mil años a partir de ahora son extremadamente remotas! De nuevo en el Corán, Dios Todopoderoso (Allah) informa a Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) que Él lo protegerá (el Corán) del daño de la Humanidad. También, ¿Cómo podría Muhammad saber que tendría una muerte natural? Esta profecía es aún más sorprendente cuando miras a la persecución, atentados contra su vida, y numerosas batallas, Muhammad participó en ellas por su fe. La misma historia de su vida demuestra que Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue un profeta auténtico. Abu Lahab fue uno de los primeros oponentes más feroces del Islam y del Profeta. Varios años antes de la muerte de Muhammad (La paz y las bendiciones de Allah sean con él), un versículo fue revelado en el Corán que decía que Abu Lahab permanecería en el fuego del infierno para siempre, es decir, que nunca él llegaría a ser un musulmán, y él seguiría siendo un enemigo del Islam hasta el final. Todo lo que Abu Lahab necesitaba hacer para desacreditar el Islam, era decir que él se había convertido en un musulmán, incluso si solo lo hubiera dicho de palabra (de manera externa, y no fue así).

El milagro del Corán

06

Existe también la cuestión del Corán, el milagro más grandioso e importante del Islam. En el tiempo en el que el Corán fue revelado, los árabes se enorgullecían de su elocuencia, la poesía, sus habilidades literarias y oratorias. El Corán sin embargo era algo más. La elocuencia, la retórica, la estructura única y el orden interno cautivaba a las personas. Las personas se conmovían hasta las lágrimas al escuchar el Corán, y sorprendentemente algunos de los más firmes opositores del Islam se convirtieron en musulmanes. A través del Corán Dios desafía a la humanidad para producir algo semejante, pero aunque la gente lo ha intentado, nadie ha sido capaz de replicar el Corán. ¿Cómo podría Muhammad (la paz sea con él), quien era conocido por ser analfabeto, producir la obra más extraordinaria  en términos de mérito literario? La verdad es que el Corán es la Palabra de Dios revelada a Muhammad (la paz sea con él).

“Y si vosotros (Árabes paganos, Judíos y Cristianos) dudáis  en cuanto a lo que hemos revelado (el Corán) a nuestro siervo (Muhammad), entonces traed una Surah (capítulo) igual y llama a tus testigos o ayudantes aparte de Allah, si es que sois veraces. Pero si no podéis, y por cierto que nunca podréis, entonces temed el fuego cuyo combustible son los hombres y las piedras, preparado para los que rechazan la fe “[2: 23-24]

No hay duda que Muhammad fue uno de los grandes personajes de la historia, así lo que sea que usted crea, donde quiera que usted se encuentre le pedimos averiguar más acerca de este hombre increíble.

Este artículo ha sido traducido del Inglés al español y el texto original se puede encontrar aquí.

http://www.abukhadeejah.com/the-prophet-muhammad-you-owe-it-to-yourself-to-know-him/

Comments(0)

Leave a Comment