Loading...

Qué es Islam

Home / ¿Qué es el Islam? / Qué es Islam

En el Nombre de Allah, El Más Compasivo, El Más Misericordioso

Islam y los Musulmanes

La palabra “Islam” es una palabra árabe que significa “sumisión a la voluntad de Dios”. Como tal, el Islam nos enseña que para poder conseguir la verdadera paz mental y tranquilidad en el corazón, uno debe someterse a Dios y vivir según de acuerdo a Su legislación. La verdad más importante que Dios reveló a la humanidad es que no hay nada ni nadie digno de adoración excepto Dios Todopoderoso, y por tanto, todos los seres humanos deben someterse a Él. La palabra “musulmán” significa el que se somete a la voluntad de Dios, independientemente de su raza, nacionalidad u origen étnico. Ser musulmán implica una sumisión voluntaria y obediencia diligente a Dios, y vivir de acuerdo a Su mensaje. Algunas personas creen erróneamente que el Islam es una religión sólo para los árabes, pero nada podría estar más lejos de la verdad. No sólo hay conversos al Islam en todos los rincones del mundo, especialmente en Inglaterra y Estados Unidos [y en el mundo hispanoparlante] pero si observamos el mundo musulmán de Bosnia a Nigeria, y de Indonesia a Marruecos, uno puede ver claramente que los musulmanes provienen de diversas razas, grupos étnicos y nacionalidades. También es interesante destacar que en la actualidad, más del 80% de todos los musulmanes no son árabes – por ejemplo,¡ hay más musulmanes en Indonesia que en todo el mundo árabe! Así, aunque, si bien es cierto que la mayoría de los árabes son musulmanes, la gran mayoría de los musulmanes no son árabes. Sin embargo, cualquier persona que se somete por completo a Dios y le adora solo a Él, es musulmán.

La continuación del Mismo Mensaje

14723326260_a4a469b996_k El Islam no es ninguna religión nueva porque “sumisión a la voluntad de Dios”, es decir, el Islam, siempre ha sido la única religión aceptada por Dios. Por esta razón, el Islam es la verdadera “religión natural”, y es el mismo mensaje revelado a todos los profetas y mensajeros de Dios a lo largo de los siglos. Todos los profetas de Dios, incluyendo a Abraham, Noé, Moisés, Jesús y Muhammad, la paz sean con todos ellos, vinieron con el mismo mensaje del monoteísmo puro. Por esta razón, el profeta Muhammad no fue el fundador de ninguna religión nueva como mucha gente piensa equivocadamente, sino que él era el último profeta del Islam (la sumisión completa a Dios Todopoderoso sin asociarlo con nada ni nadie). Basta decir que el camino del Islam es el mismo que el camino del profeta Abraham, debido a que tanto la Biblia como el Corán retratan a Abraham como un grandísimo ejemplo de alguien que se sometió por completo a Dios y le adoró sin intermediarios. Por lo tanto, debe quedar claro que el Islam es el mensaje más universal porque todos los profetas y mensajeros eran “musulmanes”, es decir, los que se sometieron a la voluntad de Dios y predicaron “Islam”, es decir, la sumisión a la voluntad de Dios Todopoderoso.

La Unicidad de Dios

El fundamento del Islam es la unicidad de Dios Todopoderoso – el Dios de Abraham, Noé, Moisés y Jesús. El Islam nos enseña que la creencia en un Dios puro es algo intuitivo en todos los seres humanos y es la inclinación natural del alma. Como tal, el concepto de Dios en el Islam es claro, inequívoco y fácil de entender. El Islam enseña que los corazones, las mentes y las almas de los seres humanos son naturalmente adaptables a la revelación divina, y que las revelaciones de Dios al hombre no son misteriosas, contradictorias o irracionales. Como tal, el Islam nos enseña que aunque Dios no puede ser plenamente comprendido y captado por nuestras mentes humanas finitas, Él no espera que nosotros aceptemos creencias absurdas o demostrablemente falsas sobre Él. Dios Todopoderoso es absolutamente Uno y Su Unidad no debe verse comprometida por la asociación de otros con Él – ni en el culto, ni en las creencias. Debido a esto, los musulmanes mantienen una relación directa con Dios, y por lo tanto todos los intermediarios están absolutamente prohibidos. La creencia en la unicidad de Dios significa entender de que toda oración y culto deben ser exclusivamente para Dios, y que solo Él merece títulos como “Señor” y “Salvador”. Algunas religiones, a pesar de que creen en “un Dios”, no dirigen todo su culto y oraciones a Dios solamente. Además, dan el título de “Señor” a seres que – incluso según sus propias escrituras – no son omniscientes, omnipotentes y eternos. En el Islam, no es suficiente creer que “Dios es Uno”, sino que deben demostrar esta creencia a través de una conducta apropiada. En resumen, el concepto de Dios según el Islam está completamente basado en Su revelación y por esto, naturalmente no existe ambigüedad en la divinidad – Dios es Dios y el hombre es hombre. Puesto que Dios es el único Creador y Sustentador continuo del universo, Él está por encima de Su creación – el Creador y Su creación nunca se entremezclan. Dios tiene una naturaleza única y está libre de género, debilidades humanas y más allá de lo que los seres humanos pueden imaginar. Dios nos dice en el Corán que los signos y pruebas de Su sabiduría, poder y la existencia son evidentes en el mundo que nos rodea.

2238579857_bff44b0d98_o Así, Dios llama al hombre a reflexionar sobre la creación para que pueda tener un mejor entendimiento de su Creador. Los musulmanes creen que Dios ama, es compasivo y misericordioso y además se ocupa de los asuntos diarios de los seres humanos. En esto, el Islam establece un equilibrio único entre falsas creencias y filosofías extremas. Algunas religiones y filosofías describen a Dios simplemente como un “Poder Superior” impersonal, al que no le interesa ni conoce nada de la vida de cada persona. Otras religiones dan a Dios cualidades humanas y dicen que Él está presente en Su creación al encarnarse en una persona o en otra cosa – o incluso en todo. En el Islam, sin embargo, Dios Todopoderoso clarifica la verdad al hacerle saber a la humanidad que Él es “Compasivo”, “Misericordioso”, “Ama” y “El Que responde a las súplicas”. Al mismo tiempo, Dios enfatiza firmemente que “no hay nada semejante a Él”, y que Él está muy por encima del tiempo, espacio y de Su creación. Por último, cabe mencionar que el Dios al que los musulmanes adoran es el mismo Dios de los judíos y los cristianos – porque sólo hay un Dios. Es triste que algunas personas crean erróneamente que los musulmanes adoran a un Dios diferente al de los judíos y cristianos, y que “Allah” es solo el “dios de los árabes”. Este mito, que ha sido propagado por los enemigos del Islam, es completamente falso ya que la palabra “Allah” es simplemente el nombre árabe para Dios Todopoderoso. “Allah” es la misma palabra que los judíos y los cristianos de habla árabe usan para referirse a Dios. Sin embargo, se debe dejar claro que a pesar de que los musulmanes adoran al mismo Dios que los judíos y cristianos, su concepto como tal es diferente a las creencias de otras religiones – porque se basa por completo en la divina revelación de Dios. Por ejemplo, los musulmanes rechazan la creencia cristiana de que Dios es una Trinidad porque Dios mismo reveló en el Corán que el concepto de Trinidad es una falsedad y una mentira sobre Él.

El Corán

3326045837_a6c231040f_o La palabra árabe “Al-Qur’an” significa literalmente “la recitación”. Cuando se utiliza en lo que respecta al Islam, la palabra Corán significa el mensaje final de Dios a la humanidad que fue revelado al profeta Muhammad. El Qur’an, a veces escrito Corán, es la palabra literal de Dios .
A diferencia de otros libros sagrados- como la Biblia y la Torá – que fueron trastocados y tergiversados tanto en su contenido como significado, el Corán ha sido perfectamente preservado en todo sentido. Dios mismo prometió preservar Su última Escritura tanto en sus palabras como en el significado en una lengua viviente. El Corán es un milagro viviente de la lengua árabe; y se sabe que es inimitable en su estilo, forma e impacto espiritual. El Corán fue revelado al profeta Muhammad por medio del ángel Gabriel, gradualmente, durante un periodo de 23 años. Y fue recitado públicamente frente a  las comunidades musulmanas  como a las no musulmanas durante la vida del profeta Muhammad y además fue puesto por escrito en su totalidad por los compañeros del Profeta. Muchos de ellos memorizaron todo el Corán, palabra por palabra tal como fue revelado. Hasta el día de hoy, musulmanes de todo el mundo y de todas las edades memorizan y recitan el Corán tal cual era recitado en el tiempo del Profeta Muhammad.
En lo que respecta a las enseñanzas del Corán – se trata de una escritura universal, y se dirige a toda la humanidad, y no a una tribu o “pueblo elegido”. El mensaje que trae no es nada nuevo sino que se trata del mismo mensaje de todos los profetas – someterse a Dios Todopoderoso y adorarle solo a Él . Como tal, la revelación de Dios en el Corán se centra en enseñar a los seres humanos la importancia de creer en la Unidad de Dios y enmarcando sus vidas conforme a la guía que Dios envió. Además, el Corán contiene las historias de los profetas anteriores, como Abraham, Noé, Moisés y Jesús; así como muchas órdenes y prohibiciones de Dios.
En los tiempos modernos en los que tantas personas viven atrapados entre dudas, desesperación espiritual y la “política correcta”, el Corán nos ofrece soluciones al vacío de nuestras vidas y a la agitación que sacude al mundo de hoy. En pocas palabras, el Corán es el libro de guía por excelencia.

El profeta Muhammad, la paz sea con él

El último Profeta de Dios vivió en plena luz de la historia y su vida fue documentada incluso hasta los más mínimos detalles. Sus palabras y enseñanzas fueron conservadas en lo que se llama literatura “hadiz”. Dicho esto, se debe entender que los musulmanes creen que el profeta Muhammad solo fue un hombre ejemplar elegido por Dios para ser profeta y sin ningún atributo divino. El profeta Muhammad mismo enseñó a los musulmanes que se refiriesen a él no más que como el “Mensajero de Dios y Su siervo” , con el fin de evitar que lo divinizaran de cualquiera manera. Su misión fue simplemente enseñar a la humanidad que “no hay nada ni nadie digno de adoración excepto Dios Todopoderoso”.
En resumen, Dios envió la revelación a Muhammad, quien a su vez la enseñó, predicó, vivió y puso en práctica. Su forma de vida fue un ejemplo viviente de lo que Dios ama. Era un hombre que vivió una vida humilde al servicio de Dios y estableció una religión que abarca todos los aspectos de la vida, y es para nosotros un verdadero modelo a seguir en todo sentido, como amigo, marido, profesor, gobernador, guerrero y juez. Por esta razón, seguirlo e imitarlo es obedecer a Dios, porque Muhammad no solo nos mostró cómo tratar a los demás seres humanos, más importante aún, nos mostró la manera correcta de establecer una relación directa con nuestro Creador y cómo adorarle según Le complace.
Al igual que otros profetas, Muhammad se enfrentó a una gran oposición y persecución durante su misión. Sin embargo, él siempre fue paciente y justo, y trató bien a sus enemigos. Los resultados de su misión tuvieron mucho éxito, y a pesar de que esta se originó en uno de los lugares más remotos de la tierra, en solo cien años después de la muerte de Muhammad, el Islam ya se había extendido desde España a China. El profeta Muhammad fue el más grande de todos los profetas de Dios, no porque trajera nuevas doctrinas o mejores milagros, sino porque su misión ha dirigido a más seres humanos hacia la creencia pura y correcta en el único y verdadero Dios que cualquier otro profeta.

El modo de vida islámico

alhambra-503207_1280

En el Noble Corán, Dios nos enseña que los seres humanos fueron creados con el fin de adorarLe, y que todos los actos humanos son considerados actos de adoración siempre y cuando se hagan solo para complacer a Dios y de acuerdo a Su ley divina. Como tal, la adoración en el Islam no se limita a los rituales religiosos. Las enseñanzas del Islam son una misericordia y una curación para el alma humana, y se incentiva mucho el tener cualidades como la humildad, la sinceridad, la paciencia y la caridad. Así mismo, el Islam condena el orgullo y pedantería, ya que Dios Todopoderoso es el único Juez de la moral humana. Además, la visión de la naturaleza del hombre es también realista y equilibrada. El pecado no es algo inherente al ser humano, sino que somos considerados igualmente capaces de hacer tanto el bien como el mal. El Islam también nos enseña que la fe y la acción van unidas. Dios ha dado a la gente libre albedrío y la fe de la persona viene determinada por sus obras y acciones. Sin embargo, los seres humanos también han sido creados débiles y caen en el pecado frecuentemente. Así es como Dios, por Su suprema sabiduría, creó la naturaleza del ser humano, no tenemos una naturaleza corrupta innata. La puerta del arrepentimiento está siempre abierta a todas las personas, y Dios Todopoderoso ama al pecador arrepentido más que a un hombre que no peque en absoluto. El verdadero equilibrio se establece teniendo un sano temor de Dios, así como certeza en Su infinita misericordia. Una vida sin temor de Dios lleva al pecado y la desobediencia, mientras que la creencia de que “hemos pecado tanto que Dios no nos va a perdonar” solo nos va a llevar a la desesperación.
Además, el Noble Corán contiene una gran cantidad de enseñanzas sobre la vida del más allá y el Día del Juicio. Debido a esto, los musulmanes creen que todos los seres humanos en última instancia, serán juzgados por Dios por sus creencias y acciones en su vida terrenal. Al juzgar a los seres humanos, Dios Todopoderoso será a la vez Justo y Misericordioso, y la gente solo será juzgada por lo que eran capaces de hacer. Esta vida terrenal es una prueba, y todos los seres humanos seremos responsable ante Dios. Una sincera creencia en la vida del más allá es clave para llevar una vida bien equilibrada y moral. De lo contrario, la vida es vista como un fin en sí mismo, lo que lleva a los seres humanos a ser más egoístas, materialistas e inmorales.

Islam para una vida mejor

sunset-174276_1280El Islam nos enseña que la verdadera felicidad solo se puede conseguir cuando se vive consciente de Dios y agradeciéndoLe siempre, estando satisfechos de todo lo que Él nos da. Además, la verdadera “libertad” es el ser siervo de Dios solamente y depender de Él únicamente dirigiendo todos nuestros asuntos a Él, sin estar controlados o gobernados por nuestros deseos primarios o ideologías creadas por el hombre. Esto contrasta con el pensamiento de muchas personas en el mundo moderno, que consideran “libertad” el ser capaz de satisfacer todos tus deseos sin inhibición. La orientación clara y completa del Islam da a los seres humanos un propósito bien definido y dirección en la vida. Además de ser miembros de la hermandad humana del Islam, sus enseñanzas bien equilibradas y prácticas son una fuente de consuelo espiritual, guía y moralidad.
En resumen, a través del Islam se logra un modo de vida puro y sano. Se crea una auto-disciplina y auto-control a través de la oración y el ayuno, y libera a los seres humanos de la superstición y todo tipo de prejuicios raciales, étnicos y nacionalismos. Al aceptar vivir una vida en la que se es consciente de Dios, y el darse cuenta de que la única cosa que distingue a las personas ante los ojos de Dios es la consciencia que se tiene de Él, se consigue la verdadera felicidad y dignidad humana.

Este artículo ha sido traducido del Inglés al Español y el texto original se puede encontrar aquí:
http://www.islaam.ca/index.php/what-is-islam/introduction-to-islam/200-a-brief-introduction-to-islam

Comments(0)

Leave a Comment